domingo, 14 de marzo de 2010

De los montes viene mi salvador

Nadie supo esa noche por qué el Maestro no llegaba. Después de 40 días en el desierto esperaban sus discípulos ansiosos escuchar la voz de Yeshua. Esa noche ni las siguientes sería oída su voz.
No muy lejos de allí un hombre hambriento caía al suelo de rodillas y el suelo de teñía con su sangre. Sólo se oía el desgarro de la carne y el maullido de un animal desconocido. Había corrido cuesta abajo sin importar que sus patas se lastimaban con las rocas. No había más que ese aroma en su hocico. Dio con él. Estaba escondido en una pequeña caverna esperando que la noche cayera sobre sí. No se contuvo aquel animal salvaje y saltó sobre la espalda desprotegida de el Rey de los Judíos.

Se supo luego que otro hombre llamado Yeshua moría crucificado. No era el mismo pueblo. Ni era el Rey de los Judíos. Pero sí era el Mesías. Y mucho antes había regresado de sus 40 días de ayuno y meditación para buscar a sus discípulos que aún no lo conocían.

 Fotografía de Jeremy Blincoe.

A veces en la mente de Dios las posibilidades son sólo parte de la historia de la naturaleza. Hoy existimos en este universo. Pero también estamos en otros. Por que la mente de Dios es infinita.

jueves, 4 de marzo de 2010

El Atardecer del Hombre

Diario personal
20 de Junio de 1825.

Hoy viajé a otro mundo. Nadie se dio cuenta pero estuve ahí. Viendo otros seres, otros idiomas que no son de este planeta ni de esta especie, sonidos que a penas podía comprender. Luego volví; sin darme cuenta que había viajado al lugar de donde venimos. Recuerdo que esos seres, que no se parecían en nada a nosotros, hablaban sobre un porvenir sombrío. Sin espacios para el espíritu libre, tenían miedo y decidieron retroceder en su biología a costa de sacrificar millones de años de cambio hacía esa perfección. Entonces fue cuando comprendí que estaba viendo el nacimiento de la raza humana.
¿Puede el hombre actual soportar esta verdad? No lo creo. Necesita respuestas y a cada día la religión les prohíbe poder comprender la verdad de la Biblia. Aunque no sea más que una aproximación metafórica de lo que nos ha creado y aún nos protege.
En mi tosca mente humana pude comprender que ese viaje fue en realidad para pedirme algo. Dicen que será el fundamento de una nueva ciencia. Aún no sé de qué se trata.


Charles D.





Dedicado a mi querido amigo Facuc que es el darwinista que más admiro por su delirio y ser mi amigo mío ya es suficiente delirio.