jueves, 8 de julio de 2010

Las virtudes

Hace uno o dos meses que ha empezado el curso de griego koiné dictado por mi papá (el Dr. Tomás). Asisto a sus clases, no como alumno, pero sí como oyente. Sin dudas que tengo una posición privilegiada: crecí rodeado de libros para aprender griego y para estudiar esta maravillosa lengua. Desde la teología el griego no es una lengua muerta, sino que es una lengua llena de vida y sabiduría. Aunque no sea más que un eufemismo para decir que es una lengua ya no hablada. Pero de seguro que es una de las que más ha marcado la historia de occidente. Siempre es conveniente conocerla y recuperar valiosos significados de ella. Voy a tomar de uno de los libros que siempre me gustó sobre el estudio del griego en el Nuevo Pacto.
Escrito por William Barclay, este libro no tiene desperdicios. Tomo las palabras que más me gustaron cuando lo leí por primera vez hace muchos años. Desde luego que no será un copia total o parcial de lo que dice ese capítulo, sino mi intus legere. Ademas voy a ayudarme con un compendio de griego para el NT, uno muy famoso para de los teólogos alemanes; es conocido simplemente por Kittel. Al menos en casa decimos: pasame el Kittel.
Sin título. Fotografía de Adam Revington.

(ἀγάπη y ἀγαπάω)
El inglés dispone solamente de una palabra para expresar toda clase de amor, el griego tiene por lo menos cuatro. Agape significa amor, y agapan, que es el verbo, significa amar. El amor es la más grande de las virtudes. Por tanto procuraremos des-cubrir todo el contenido de estas dos palabras griegas cuyas características distintivas podremos conocer si las comparamos con otras palabras griegas que también signifiquen amor.


1. El sustantivo eros y el verbo eran se usan principalmente para denotar el amor entre los sexos. Aunque también pueden utilizarse para expresar la pasión de la ambición o la intensidad de un sentimiento patriótico, característicamente  son palabras que se emplean con relación al amor físico. Gregorio Nazianceno definió eros como “el deseo ardiente e insufrible”. En la Ciropedia de Jenofonte tiene un pasaje que muestra exactamente el significado de eros y eran. 

Araspas y Ciro están discutiendo las diferentes clases de amor, y el primero dice: “Un hermano no se enamora de su hermana, sino de otra; ni un padre se enamora de su hija, sino de cualquier otra mujer, porque el temor de Dios y las leyes de la tierra son suficientes para impedir tal clase de amor” (eros). 
Estas palabras están predominantemente relacionadas con el amor sexual. En castellano, el vocablo amante puede connotar cierta bajeza en la forma de amar; y, en griego, el significado de las palabras que estamos estudiando había degenerado a fin de representar hechos más vulgares. Es claro que el cristianismo difícilmente podía haberse anexado estas palabras, por lo que no pude encontrarlo en ningún comentario ni concordancia del N. Testamento.


2. El sustantivo storge y el verbo stergein tienen que ver especialmente con los afectos familiares. Pueden utilizarse para expresar la clase de amor que siente un pueblo por su gobernante o una nación o familia por su dios tutelar, pero su uso regular describe fundamentalmente el amor de padres a hijos y viceversa. Platón escribe:

“Un niño ama (stergein) a, y es amado por, aquellos que lo engendraron” (Leyes, 754b). 

Una palabra afín se encuentra a menudo en los testamentos. Se deja un legado a un miembro de la familia kata philostorgian, es decir, “por el amor que te tengo”. Estas palabras no se encuentran en el NT excepto el adjetivo afín philostorgos, que aparece una vez en Ro. 12:10 (el gran capítulo que Pablo dedica a la ética) y que la Versión Reina Valera de 1908 traduce amor fraternal; nuevos estudios de traducción proponen algunas variaciones más adecuadas a nuestro tiempo.


3. Las palabras griegas más comunes para amor son el sustantivo philía y el verbo philein, y ambas tienen un halo de cálido atractivo. Estas palabras encierran la idea de mirar a uno con afectuoso reconocimiento. Pueden usarse respecto del amor entre amigos y dentro de la pareja. La mejor traducción de philein es apreciar, la cual, incluyendo el amor físico, abarca mucho más. Algunas veces puede significar incluso besar. Estas palabras tienen en sí todo el calor del auténtico afecto y del auténtico amor. En el NT, philein se utiliza también para expresar el amor entre padres e hijos (Mt. 10:37); el amor de Jesús a Lázaro (Jn. 11:3, 36) y, una vez, el amor de Jesús al discípulo amado (Jn. 20:2). 


4. Las palabras más comunes en el NT para amor son el nombre agape y el verbo agapan. Primero, estudiemos el sustantivo. Agape no es en absoluto una palabra clásica, por lo que es dudoso que se haya utilizado alguna vez en el griego clásico. En la Septuaginta, se usa catorce veces respecto del amor sexual (p. ej., Jer. 2:2) y dos veces (p. ej., Ec. 9:1) como la opuesta de misos, que significa odio. A estas alturas, agape no ha llegado a ser todavía una gran palabra, pero hay indicios de que lo será. En el Libro de Sabiduría, se usa para describir el amor de Dios (Sabiduría 3:9) y el amor a la sabiduría (Sabiduría 6:18). La Carta de Aristias dice que la piedad está íntimamente relacionada con la belleza, pues

“es la forma preeminente de la belleza, y su poder radica en el amor (agape), el cual es un don de Dios”. 

Filón utiliza agape una vez en el más noble sentido. Dice que phobos (miedo) y agape (amor) son sentimientos afines y, a su vez, característica del sentimiento del hombre hacia Dios. Pero solamente podemos encontrar raras y dispersas apariciones de esta palabra, agape, que llegaría a ser la clave de la ética del NT.

La gran diferencia entre philein y agapan en el griego clásico es que agapan carece del calor que caracteriza a philein. Hay dos buenos ejemplos de esto. Dio Casio, refiriéndose al famoso discurso de Antonio respecto a César, dice (44.48): 

“Vosotros lo amabais (philein) como a un padre, y lo apreciabais (agapan) como a un benefactor.” 

Philein describe el cálido amor que se profesa a un padre; agapan, la afectuosa gratitud que se siente hacia un benefactor. Otro ejemplo interesante está en la Memorabilia, Jenofonte describe cómo Aristarco consulta a Sócrates sobre un problema que tenía consistente en que, debido a los condicionamientos de la guerra, se veía obligado a vivir con catorce mujeres, parientes, que vivían a costa de él, pues, dada su situación de desplazadas, no tenían nada que hacer, y, lógicamente, surgían conflictos. Sócrates le aconseja que las ponga a trabajar, sean o no de ilustre cuna. Aristarco lo hace así y el problema se soluciona. 

“Las caras sombrías se tornaron radiantes; ellas lo amaron (philein) como a su protector; él las miraba con afecto (agapan) porque eran útiles” (Jenofonte, Memorabilia, 2.7.12). 

De nuevo se manifiesta en philein una calidez que no está en agapan.
No sería cierto si dijéramos que en el NT se usan nada más que agape y agapan para expresar el amor cristiano. Algunas veces se utiliza también philein, como en los casos siguientes: para indicar la clase de amor que el Padre tiene al Hijo (Jn. 5:20); para denotar el amor de Dios a los hombres (Jn. 16:27) y para expresar la devoción que los hombres deben tener a Jesús (1 Cor. 16:22). Pero philein se encuentra en el NT relativamente poco en comparación con agape, que aparece casi ciento veinte veces, y con agapan, que se emplea más de ciento treinta. Antes de estudiar detenidamente el uso que se hace de estas palabras, hay algo en torno a ellas y a su significado que hemos de tener en cuenta. ¿Por qué la forma cristiana de expresión se desentendió de las otras palabras griegas que significan amor y se centró en éstas?

Resumiendo
Evidentemente, las otras palabras habían adquirido ciertos matices que las hacían inadecuadas. (1)Eros se asociaba definitivamente con el lado más vulgar del amor; tenía que ver mucho más con la pasión que con el amor, (2)Storge estaba muy vinculada al afecto familiar, pero nunca tuvo en sí la amplitud que la concepción del amor cristiano exige. (3)Philia era una palabra agradable, pero fundamentalmente denotaba calidez, intimidad y afecto. Podía usarse adecuadamente tan sólo respecto de nuestros allegados más amados, y el cristianismo necesitaba una palabra que incluyera mucho más. El pensamiento cristiano se fijó en (4)agape porque era la única palabra capaz de abarcar el contenido necesario; porque agape demanda el concurso del hombre como un todo.


De mi parte
Para escribir todo esto usé varios libros y me tomó dos semanas. Puede que sea un buen o mal compilador de información. El cuerpo central es del libro de Barcklay, pero también me ayudé bastante con Kittel y una Concordancia Griego-Español para estar seguro de la información. El resto de las citas son fáciles de conseguir en linea.
Durante muchos años estas palabras me han atrapado. A veces, mis amigos me hacen recordar philia o cuando estoy enamorado profundamente de alguien re leo en Kittel la definición de amor en el A. Testamento:  

El amor es un sentimiento espontáneo que impulsa a la entrega de sí, a agarrar aquello que lo ocasiona, a una actividad gratificante. Involucra a la persona interna.

11 comentarios:

*PINK CEREZAS* dijo...

Excelente post ... hasta diria que me enamoró :P

que clase de palabra define al amor propio en griego?
me quedé pensando...
As always :)

Tadeo dijo...

Autos-estimare. Esa es la raíz doble de autoestima. Autos viene del griego y quiere decir "lo propio" o también "lo que se tiene de sí". Amare palabra latina que quiere decir amor. Es una palabra construida artificialmente. Es típico de las lenguas romances.

Pero, en griego per se de amor propio no sé cómo se dice.

miserenia breyer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miserenia breyer dijo...

Grandioso tu espacio... aprenderé mucho de tí. Gracias por compartir tus escritos.

Un fortísimo abrazo.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
NO ES POP ART

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DEL FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

José
Ramón...

Anónimo dijo...

nah! mejor no te digo nada.... vos ya sabes lo que pienso.


andycobain.

Florencia Zapata dijo...

Sentada en el comedor me sorprendo a mi misma leyendo tu nuevo post, sabiendo que lo vi demasiado largo... pero me mantuvo en el borde de mi silla. Me atrapó bastante.
No he leído las fuentes de este post, pero me pareció bien explicado. Sin saber quienes son la mayoria de los nombres que mencionaste, si me quedaron bien las explicaciones y diferencias entre las cuatro... digamos... "categorias" de amor en el griego.
Me gusto muchísimo como lo explicaste, y el ejemplo de Dio Casio, “Vosotros lo amabais (philein) como a un padre, y lo apreciabais (agapan) como a un benefactor.” me gusto muchísimo, no se por que.
Me encanta la pasión que le pones a tus investigaciones, a tus lecturas, estudios, y los procesos que te llevan a este resultado, ya te lo he dicho, no conozco a nadie tan apasionado por el conocimiento como vos. Realmente si, tuviste una infancia privilegiada, crecer leyendo y rodeado en este ambiente es realmente hermoso. Yo hubiera amado eso en cuanto al idioma que me apasiona, pero a mi familia no le gusta el inglés tanto como a mi. Es más, tiendo a creer que no lo hubieran hablado para nada si yo no hubiera roto tanto las pelotas con eso. Se que de pedo pueden decir, en el caso de mi Papá:
"Hello, my name is John Scott."
Y lo dice en serio.
Creo, igual, que el Inglés no es tan hermoso en si, es más bien demasiado simple si vamos a lo que es (tan simple!... como para que yo lo entienda), no quiero compararlo con una lengua tan rica como lo es el griego.
Aparte, vos hacés que sea más hermosa todavía por como escribís cada palabra, por como hablás de ella. La lengua gana una especie de "belleza especial" cuando alguien habla de ella con tanta pasión. Con decirte que mi primera profesora de Inglés, Paola Arlotta, y sus clases son la razón por la que me decidí en estudiarlo, estamos hablando del 2002. Me enamoré del idioma a través de los ojos y palabras de mi profesora. Vos podrías tener una influencia asi con alguna persona sin siquiera saberlo.
Si me acuerdo que me dijiste que tu padre empezaba un curso de griego. Nunca fui igual.

Bueno, me pasé en comentario.
Te dejo un abrazo Tad. Hace mucho no te veo. Mejorate.

Flo.

PD: Andy sos una forra! xDD

Florencia Zapata dijo...

Ah! Si! Me encantó la foto que usaste. Me trajo recuerdos. Gracias! Me hiciste bien sin tener esa intención. Ja.

Tadeo dijo...

A veces tardo más buscando una imagen que se corresponda con el tema (aunque por ahí ni eso) que en lo que me toma juntar todos los documentos para empezar a escribir. En el que estoy trabajando ahora me está costando más de lo que pensé. Pero es un tema tan interesante que me ha atrapado como ninguno otro.

Sobre la forma de escribir en mi caso no sé cuál sea realmente mi forma natural de escribir. Quedo muy influenciado por los libros que leo y el estilo de cada autor. Por eso cambia tanto mi estilo de un post a otro. No tengo problemas en admitir que me dejo influenciar por mis lecturas, es más me encanta que así sea.

Juan dijo...

Me gusto el compiladito. A demas y apedido tuyo, te insulto. Puto... ahh no puedo insultarte mas feo hermano. Ja!

Anónimo dijo...

Ahora me gustás más.