miércoles, 25 de mayo de 2011

Mis tres éxitos

Tengo un archivo con tres carpetas reales. No son de computadora o algo virtual. Tiene un membrete donde está mi nombre 'TADEO' así en mayúsculas como mi firma. Una de ellas es de los logros académicos, títulos, cursos, posgrados, etc. Otra es de los logros laborales, pasantias, recomendaciones, contratos, proyectos concluidos, etc. Y la tercera es la más gorda. Está llena de papeles sin ningún orden: boletas, facturas, tickets, tarjetas, cuentas bancarias, resúmenes, etc.
Si se midiera el éxito por el tamaño de cada carpeta la de gastos y consumos es la ganadora. Cuando guardo tickets de las compras que he hecho o las boletas del banco me pregunto qué es lo que soy. A veces me pregunto si eso confirma que soy un buen miembro de esta sociedad de consumo. O si voy a poder comprarme tal ropa o un libro que vi en internet. No, tal vez ahorre para viajar.

El problema es que esa carpeta parece estar insatisfecha. Cada mes debería crecer un poco más. Comprar algo nuevo, ¿en cuotas o en efectivo? ¿Por qué parece estar mal hacerse preguntas sobre el consumo? Es más fácil tener una pensamiento maniqueo sobre la vida en relación al consumo. Parece estar mal hablar de esto. Pero no, no está mal. El dinero no es malo, el consumo tampoco. Tal vez los bancos, pero ese es otro cantar.

Pintura al óleo de Alex Roulette.

Según el médico que me atiende hace años, el éxito de un profesional está dado por el modelo de su auto. Asco. Lo estuve pensando. Tiene toda la jodida razón. Para él el éxito es eso. ¿Por qué no? ¿Quién le va decir lo contrario? Es estúpido pensar que está equivocado...o completamente equivocado. Es viudo, sus hijos viven a dos días de distancia en micro o a trescientos dólares de avión, es panzón, está pelado, nunca le entendí cuando me decía de qué estaba enfermo pero siempre me curó. ¿Qué auto tiene? Uno de este año, nuevo, reluciente, con una patente de las nuevas. Si lo pensamos en términos de tribu de la pre historia, él sería un chaman con fetichismo por los animales de transporte.

Después recordé que las dos carpetas anteriores están para que la tercera crezca lo más posible. No nos engañemos. El acceso material es parte del éxito como especie biológica para subsistir. Y finalmente recuerdo lo que me dijo un buen amigo: no sólo somos seres biológicos, también somos seres sociales, seres espirituales y racionales.

Medir el éxito de una persona por sus posesiones materiales está mal. Pero no está completamente mal. Es un fragmento de la historia. Tal vez para nuestra sociedad actual sea el fragmento más brillante.

4 comentarios:

Mack Metropolis dijo...

Brillantes argumentos como estos usan las grandes franquicias.

el problema del consumo y todo lo que lo circunda es simplemente creer que consumir nos hace más felices, nada más y nada menos que eso.

Es bueno ver que estás subiendo entradas con cierta regularidad.

Saludos amistosos!

Facundo Ariel dijo...

Consumir no está bien ni tampoco mal. Todo es relativo, si consumis agua ta todo piola porque la necesitamos para vivir. En cambio si consumis drogas con fines no medicinales yo te diría que dejes la sustancias...

Yo tengo varias carpetas, pero muy mal administradas, no hay categorías muy bien definidas en ellas. Algo de lo que por cierto, siempre quisiera ocuparme...

Tenemos que juntarnos tipo. Un abrazo!

Bellis dijo...

Ya había comentado pero por un problema con el login no pude publicar lo que escribí, así que ahí va de nuevo:

Esta muy bueno lo que pleanteas. Igual creo que a lo que te referís es a una dimensión del éxito, ya que éste es relativo a un fín. Pero si entendemos éxito por cubrimiento de las necesidades básicas mediante la propia profesión, creo que tu noción es bastante acertada, aunque no es la única posible, ya que también podemos entender éxito por la satisfacción personal que uno obtiene por medio de la práctica de su profesión.

Con respecto al dinero estoy de acuerdo con vos en que hay que rechazar esa postura dicotómica de "o es todo bueno, o todo malo". Yo creo que el dinero es un recurso, un medio que nos permite obtener ciertas cosas. No está bien endiosarlo y que sea el fín último de todos nuestros actos, pero no por eso deja de ser algo útil, importante, necesario y hasta, si hacemos un uso juicioso de él, disfrutable.

No creo que la plata haga a las personas, pero si creo que la forma de emplear este medio nos dice mucho de la persona en sí, no es lo mismo alguién que se endeuda innecesariamente, que un ahorrador, no es lo mismo alguien que ostenta que otra persona que no lo hace pudiendo hacerlo.

Que se yo, es un tema muy interesante al cual en, mi opinión, habría que darle más bola y sin temor a caer en acusaciones absurdas.

¡Abrazo!

B.C.

Pablo dijo...

Eh pensado toda la tarde en este artículo, y el dinero ayuda a la comodidad pero no hace la felicidad, las personas hacen la felicidad. el ser humano jamás esta satisfecho, por dinero a veces la gente se indignifica, la vida a veces te quita el dinero, todo, pero lo que tenes en la cabeza no te lo quita nadie. Podes estar lleno de glamur y ser la peor basura con la gente. El dinero dice que tan exitosos somos? te puedo demostrar que el éxito es la persona en sí y no la guita. Quiero decir que si la gente que te rodea es feliz a tu lado por tu personalidad hacia los demás y por tus talentos que puedas servir. Te apuesto que SOS mas exitoso que ese medico calvo y gordo separado o maltrata a su mujer y sin relación con sus hijos. Ojala que el Ferrari lo disfrute y logre llenar eso que tanta gente de poder adquisitivo anhela. Si claro, seguro lo material te va dar tanta dicha sin compartirla. jajajaajaja. La perfección humana no se mide por la cantidad de dinero que generamos! sino por superar nuestras propias barreras físicas ,mentales, emocionales, siempre hay que mejorarlas. Porque si te estancas en una de ellas, una acarrea la otra, y la gente que te rodea se ve afectada y perjudicada por la propia pereza.