sábado, 20 de agosto de 2011

Permitido - Prohibido

Me gustaría, como normalmente hago, plantear algunas preguntas a mis amigos lectores. Tal vez como una guía irónica. Es acerca de la decisión. Sartre dice que el hombre (Dasein) se hace decidiendo; porque está condenado a ser libre. Ocurre que las decisiones que tomamos están dentro de un marco cultura y económico. El actual que domina el mundo, porque domina y no hay otra alternativa inmediata, es el sistema capitalista, cultural y económico. Nos crea un mundo donde podemos habitar lejos de la neurosis y ansiedad de tener que decidir. Construimos una libertad sometida a lo permitido. Protegida de lo prohibido.

Fotografía de Miriam Sitchinavi

Se miran las películas que hay que ver, se come lo que hay que comer, se lee lo que hay que leer & so on. Les doy unos ejemplos. Se está protegido de no tener que ver Harry Potter, se está protegido de no tener que leer la saga de Crepúsculo, se está protegido de no tener que comer azúcar. Y al mismo tiempo se está permitido creer lo contrario. Es la falsa idea de libertad. No se está esclavo de la libertad. Se está esclavo de la sensación de libertad. ¿Cuántas personas conocen que vivan una libertad inauténtica?
Entonces, las preguntas son estas. Puede que contengan afirmaciones, pero espero haberlas despejado de toda falacia argumentativa.
¿El consumo nos libera?
¿Es la decisión un consumo necesario de algo?
¿Qué ocurre cuando empezamos a consumir de nosotros mismos?

7 comentarios:

Bellis dijo...

En el mundo capitalista el consumo es constante por màs que estès armando la revoluciòn. Si lees el capital, antes de leerlo alguien lo comprò, porque todo bien en esta sociedad actual fue hecho para el intercambio, y eso para mì va màs allà de que leas Harry Potter o Crepùsculo.

Seguramente hay gente que enriquece a las grandes empresas consumiendo productos masivos (que no necesariamente son malos), pero eso no implica que los universitarios de ciencias humanìsticas e intelectuales no estèn dentro del sistema tambièn.

Aunque leamos la Nàusea de Sartre y vayamos a ver pelìculas al Arteplex y a los cines debates estamos consumiendo. Si entendemos consumo solamente por comer un BigMac en el McDonald's te dirìa que el acto de consumir no nos libera pero al menos de vez en cuando nos distiende.

Lo de consumir de nosotros mismos no lo entendì muy bien.

Saludos!
Bellis

Tadeo dijo...

Lo estas pensando desde adentro de la caja, como dicen los artistas.

Romina Sejas dijo...

Hola Ted. Ojalá el consumo nos libere, porque lo hacemos bastante, jeje. Este año un profesor de filosofía nos comentaba un texto de Jasper. El punto al que quería llegar es a que consumir nos enajena de situaciones (dolorosas, pero no necesariamente) entonces pienso qué, si podemos decidir enajenarnos o no, es un acto de libertad, de obrar de una manera o de otra. Pero también el no consumir es una desición, de no obrar. Esto también es libertad. Entonces la decisión no es un consumo necesario. No entendí la última pregunta y no quiero errar al responderla. No dejei de escribir.

Anónimo dijo...

Tadeo.
1. Sartre toma la noción de "estar condenado a ser libre" de Nicolai Hartmann, fue alumno de él en Berlín en 1933. En la línea de Hartmann y me parece definitivo: "estar libre" y "elegir libre". Estar libre significa tener espacio de movimiento, y todos los seres vivos lo tienen. En lo inorgánico se necesita el vacío. "Elegir libre", elegimos libremente no cuando no estamos condicionados, sino al iniciar una nueva línea de determinación en lo real. La libertad en la elección es añadir determinacinoes, no quitarlas.
2. "Consumir". Bueno, todos los seres vivos consumimos cosas para transformarlas en energías. El tema es: ¿cuál modo de consumo es el más sano? Con la Rev. Industrial el hombres se ha liberado (estar libre) del yugo de la agricultura. El tema es hasta qué Rev. Industrial (llevamos 3) es bueno seguir.
Saludos, M.D

Anónimo dijo...

Es interesante lo que decís. Resumiendo: no somos libres. Es solo una mera ilusión, basada en que tomamos decisiones todos los días. Para ser libres necesitamos objetividad, y no existe tal cosa.

Y el consumo, hoy en día, obra como un mecanismo de defensa.

L.E.

Anónimo dijo...

interesante. buenos aportes.
telefono - casa.
E.T

Tadeo dijo...

M.D.
1.Con respecto a elegir considero que se puede ser libre eligiendo a partir de que todos somos seres intelectuales y creativos (Gramsci). La creatividad provoca la ruptura entre elegir libre y elegir consumiendo. Porque no se lo puede someter.
2.Sin dudas que el no haber aclarado de qué modo estoy usando el concepto 'consumir' deja una zona gris. Por eso Bellis lo leyó desde Marx. Pues yo lo uso en un modo más pedestre y cotidiano como decís el consumir para vivir porque es necesario al nivel biológico.

L.E.
Sí somos libres en tanto se actué desde la creatividad, como dije antes. Porque las rebeliones siguen existiendo, hay un reducto que surge cada tanto desde la ignominia. Que propone una subjetividad (paradigma) sub-versiba al orden.
Estoy de acuerdo con vos, 'obra como mecanismo de defensa'. Por eso mi tercera pregunta: consumir de lo que somos como un producto en sí que degenera en patologías graves y en situaciones destructivas. Porque se elige a uno mismo como el objeto a consumir para evadirse de la libertad (angustia de elegir).

E.T.
Gracias!!