martes, 22 de mayo de 2012

El tamaño del universo

Esta entrada la voy a dedicar a un vídeo sobre el tamaño del universo. Muy ñoño lo mío.


No hace falta que comenten, pero si quieren hacerlo mejor. De mi parte les cuento que estoy preparando una entrada dedicada al 'poder de la mente', podría ser el título pero no estoy seguro. Lo he ido escribiendo mientras viajo o tengo un rato libre en la facultad o en el trabajo. No esperen que escriba algo sobre los poderes sobre naturales porque definitivamente no puedo pensar así.

Quiero decir algo sobre el blog en sí. Este ha sido uno de los que más tiempo he tenido sin haberlo dado de baja o alguna de esas cosas autodestructivas que en algún momento me caracterizaron. La primera vez que escribí lo que pensaba fue en el 2004, para un trabajo práctico de una materia del secundario. Me pusieron diez amonestaciones por lo que escribí. Por lo visto no pensaba de la manera que se debía. Causó mucho revuelo ese trabajo práctico. Tanto que mis compañeros le sacaron fotocopias, después otros cursos y en unos días lo estaba comentando toda la escuela mientras yo paseaba de la dirección a la oficina de la psicopedagoga. 
Muchos no entendían qué estaban leyendo así que me pidieron que escribiera una explicación o más bien una ampliación de eso. Lo hice y lo mismo. Otra vez corrió como pandemia entre todos los cursos y otra vez a desfilar por las oficinas a dar explicaciones. Luego, en un intento de encaminar todo eso, la psicóloga de la escuela me pidió que escribiera un 'ensayo' sobre la historia de la escuela. Lo hice y no les gustó a los directivos, pero sí a la psicólogo, era realmente gracioso lo que decía. Es increíble lo famoso que se puede hacer uno cuando las autoridades lo censuran. No recuerdo qué pasó con ese ensayo. 
Cuando las cosas se calmaron yo sentía una polarización de emociones. Los odiaba a todos por censurar y quería decir tantas cosas. Aunque no tenía sentido hacerlo, no iban a entenderlo. Ahora, desde mi perspectiva actual, hice bien en no continuar escribiendo para causar problemas. En aquel momento sentía que debía seguir. Pero definitivamente me había encantado escribir. Seguí escribiendo para unos pocos compañeros y amigos que entendían mi sentido del humor.
En algún momento del 2005 abrí mi primer blog. El nombre no lo recuerdo bien, creo que era algo como Neuralgio. Era malísimo, sinceramente. Para mi era algo realmente importante. Tiempo después entré en la universidad e hice otro blog. Pero de este no recuerdo su nombre. Tuve una materia donde nos pedían que escribiéramos. Creía que sabía hacerlo: esto es lo mío, la tengo re clara. Nunca antes alguien me había criticado tanto. Era durísima la profesora. Aprendí muchísimo. A partir de ese momento quise escribir bien, o hacerlo un poco menos mal cada vez.
Idas y vueltas emocionales en los años 2007-2008 no me dejaron avanzar mucho en la madurez de lo que escribía. Seguía siendo bastante malo. Aunque ya estaba leyendo libros de temas consideras profundos por muchos, tal vez no lo sean. Sociología, filosofía y algunas de antropología.  Lo que me dieron un marco o fundamentos para lo que pensaba. Además de que ayudan y enseñan a pensar. Fui dejando de lado las lecturas de novelas y hasta ahora sigo con libros de ese tipo. 
Tuve que aprender a tomar nota de lo que leía y muchos de esos libros están marcados, escritos a los costados o con notas entre las hojas. Así, trabajados. Como deben estar. Al no seguir un programa o guía de lectura se vuelve bastante caótico aunque con mucho margen de libertad. En varias ocasiones tuve que re leer capítulos enteros porque se me hacía un enredo de conceptos.
¿Para qué escribo? O bien, ¿por qué escribo? Todavía no lo sé. A veces me gusta pensar que algún día podría escribir algo más formal, como un ensayo o hacer un trabajo de investigación. No lo sé. Falta mucho para eso. Creo que no he llegado a la madurez de la escritura. Pero sé que no estoy tan perdido como antes. Aunque me equivoque voy a seguir escribiendo y publicando en este blog. Sé que no muchos lo visitan, y esta vez no es mi objetivo hacer fama por malo ni hacer sentir mal a alguien. 
Mientras busco ese nivel, espero que disfruten de lo que escribo y sepan entender mi ingenuidad, inexperiencia, mala redacción y demás errores que pueda tener y que sé que aún tengo. No me gustaría para nada hacerles leer algo que les haga perder el tiempo. Considero como una falta hablar de uno mismo o ser autoreferente, a veces me dejo llevar y digo algo sobre mi. Como en este post.
Espero tener lista la siguiente nota para la semana que viene. Hasta entonces.